El Estado Como Regulador Del Desarrollo

El Estado Como Regulador Del Desarrollo

5.3.1 El Estado como regulador del desarrollo

Los Estados siempre han tenido un importante papel en las sociedades democráticas como los ejecutores del orden social.

Por lo general, penalizar la conducta social con tiempo en la cárcel, multas y otros castigos es el intento de mantener una sociedad ordenada.

En el pasado, el estado tuvo un papel muy secundario en el desarrollo económico, que tendia a favorecer un enfoque de laissez faire.

 Laissez-faire es un término aplicado a el gobierno de no participación en la economía para que la “mano invisible” del libre mercado determine la asignación de recursos (recordemos el tema 4.1). 

Sin embargo, se determinó que el libre mercado no necesariamente crea una sociedad justa y que muchos males sociales como el desempleo, la carga de la salud, y los conflictos civiles continúa sin cesar en la “mano invisible”.

Como resultado, los teóricos políticos y económicos radicalmente comenzaron a re-evaluar el papel del Estado en el mercado, llegando finalmente a la «Estado social liberal” como una posible solución a estos problemas.

Las ideas sobre el “Estado social liberal” estaban alineados en marcado contraste con la clásica teoría económica liberal.

Aunque los liberales sociales estan de acuerdo en que el capitalismo y los mercados son una manera efectiva de distribuir los bienes de la sociedad, a menudo se necesita cierta orientación por parte del gobierno.

Por lo tanto, con el fin de disminuir la prevalencia de males sociales, el gobierno debe tomar un papel más activo en la redistribución de recursos a los grupos desfavorecidos y proporcionar protección a los más vulnerables.

A medida que la idea del Estado social-liberal comenzó a ganar fuerza en el mundo a principios del siglo 20, los gobiernos comenzaron a establecer programas de salud universal, el seguro de desempleo, asistencia social, y una serie de otras medidas que pretende elevar el nivel de vida de los pobres personas.

Sin embargo, las fuerzas del neoliberalismo que emergió en la década de 1970 par combatir el creciente poder del Estado social-liberal.

Prominentes teóricos neoliberales como Milton Friedman y Friedrich Hayek sostiene que los gobiernos eran inherentemente ineficiente en la redistribución de recursos en la sociedad, y que estas actividades era mejor dejarlas al sector privado (es decir, las corporaciones).

Sostuvieron además que los gobiernos deben desregular las actividades (que el mercado libre debe actuar por su cuenta) y la privatización de empresas estatales (como la sanidad, los servicios públicos, etc.)

Políticos como Ronald Reagan en los Estados Unidos y Margaret Thatcher en el Reino Unido empujaron la agenda del neoliberalismo y de forma masiva la desregulación de actividades económicas, los sindicatos atacados, y revertir la provisión del bienestar.

Sin embargo, es bastante claro que la economía neoliberal es perjudicial para la sociedad y el medio ambiente.

Desregulación masiva de la economía da a las empresas demasiado poder para hacer movimientos arriesgados para la ganancia a corto plazo.

Prueba de ello puede verse en las repercusiones de la crisis financiera mundial en la década de 2000.

Las instituciones financieras comenzaron a otorgar préstamos riesgosos a los posibles compradores de casas que no eran financieramente estables.

A pesar de que estos préstamos generan ganancias a corto plazo, cuando las instituciones financieras se dieron cuenta de que no había medios para que esos préstamos sean pagados, el sector financiero mundial comenzaroa quebrar.

Por lo tanto, cuando las corporaciones se les da demasiado poder (a través del libre mercado) a que creen sus propias reglas, a menudo pueden crear a largo plazo consecuencias sociales.

Por otra parte, la economía neoliberal no es efectiva para proteger el medio ambiente.

Con las corporaciones a su cargo, su única motivación es el lucro.

Como resultado, se sobreexplotam de los recursos y emiten grandes cantidades de contaminación por sus beneficios a corto plazo.

Teniendo en cuenta todas las consecuencias negativas asociadas con el neoliberalismo, la implementación del desarrollo sostenible debe permitir a los estados ejercer más poder sobre la regulación.

Mercados todavía necesitan que se les permita seguir su curso, pero el Estado tiene que adoptar un papel más activo en la prevención de conductas perjudiciales y estimular el buen comportamiento.

Por ejemplo, un estado puede aplicar un impuesto sobre la contaminación para alentar a las empresas a adoptar tecnologías más sostenibles, ya que la reducción de la contaminación equivaldría a menos impuestos para las corporaciones.

Sin embargo, un Estado también puede fomentar el buen comportamiento a través de incentivos financieros (o subsidios).

Un ejemplo de esto sería que el gobierno (parcialmente) financieramente reembolse a los propietarios de viviendas para la compra de más aparatos que ahorran energía.

Al final, modelos económicos neoliberales tienen serias deficiencias, que sólo pueden ser abordadas por la intervención del gobierno en el mercado.

Saludos y suerte prof lauro soto


Mis sitios nuevos:
Radio MiTecnologico Emprendedores
Politica de Privacidad