Envejecimiento Y Muerte Celular

Envejecimiento Y Muerte Celular

Muerte celular

Cuando todos los mecanismos de adaptación y de resistencia se han agotado sobreviene la muerte celular.

La célula puede morir de dos formas diferentes:

Necrosis: comprende un estado irreversible de la célula, con incapacidad de mantenimiento de la integridad de la membrana plasmática y escapatoria de elementos citoplasmáticos, desnaturalización de las proteínas por acción de los lisosomas (autólisis) o proveniente de enzimas líticas de leucocitos vecinos (heterolisis); ya que la necrosis atrae los componentes de la inflamación.

Todos estos cambios condenan a la célula a perder su función específica, y solamente forma parte de restos celulares que serán fagocitados por los macrófagos.

Los cambios típicos de una célula necrótica son: aumento de la eosinofilia y apariencia homogénea, por perdida de ARN y por desnaturalización proteica; aparición de la figura de mielina; en el núcleo cariolisis (rompimiento del núcleo), picnosis (reducción del tamaño del núcleo) y cariorrexis (fragmentación del núcleo).

Apoptosis: Muerte celular programada. Es una destrucción controlada de la célula que no provoca daño a los tejidos.

El proceso puede ser iniciado por la misma célula, por el tejido circundante o por el sistema inmunitario.

Necrosis. (2015, 14 de febrero). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 05:36, marzo 9, 2015 desde http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Necrosis&oldid=8002030


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad